La Vila Olímpica

Cuando llega el calorcito y apetece respirar aire marinero, la Vila Olímpica nos regala un paseo de esos con “pinta de vacaciones”.

Si camináis desde la Barceloneta costeando la playa, no dudéis en llegar hasta el Puerto Olímpico, porque desde allí vais a poder hacer las fotos más “instagrameables” de la Vila.

Justo desde ahí, tenéis a mano “nuestras torres gemelas”: la torre Mapfre y el Hotel Arts (actualmente los edificios más altos de Barcelona), el pez dorado, la vista al Hotel W desde la playa,…

El barrio que nació gracias a las olimpiadas de Barcelona ’92, como residencia de los atletas olímpicos, hoy nos alegra la ciudad con kilómetros de litoral “abierto al mar”, las playas de la ciudad (prometo escribir pronto una entrada sobre nuestras playas) y una oferta culinaria de lo más amplia.

Aún no he decidido cuál es la mejor paella de la zona, así que … seguiré probando.

Daros un paseo por el barrio y si encontráis vuestra paella favorita, no dudéis en escribirme.

¡Hasta el próximo miércoles!

El Clot

He vivido en el barrio del Clot durante un año y lo que más me gusta es que tiene mucho de barrio, barrio.

Si nunca habéis visitado el Clot, os recomiendo empezar desde la plaza del mercado y las callecitas que llevan hasta allí.

El Clot es un barrio en el que vais a ver todo tipo de arquitectura: desde modernismo hasta  edificios de lo más moderno. Como siempre, os invito a “mirar hacia arriba” … no os perdáis #roofsOfBcn

Daros también un paseo por el Parque del Clot, desde donde podéis ver la Torre Glòries.

Si seguís mi Instagram desde hace tiempo… en la rambla Guipúzcoa está el muro “graffitero” al que más fotos le hice durante mi primer año aquí.

Dejaros perder por las calles del barrio y podréis descubrir cosas tan curiosas como la plaza de la bicicleta…

Y es que, el Clot…¡tiene de todo!

Para terminar nuestro paseo por el barrio con un buen vermut, hoy os recomiendo “La Sopena” – calle del Clot 55, que es una bodega de esas con barricas, vermut del bueno y un montón de gente, siempre, en la puerta.

Salut!

Tiendas centenarias en Barcelona

Me enamoran las tiendas centenarias de la ciudad. ¿Sabrías como encontrarlas? Busca la placa conmemorativa en la puerta (si llevan más de 100 años en Barcelona, todas tienen la suya) ¿Os habíais ya fijado?

La placa conmemorativa en el suelo de la entrada (otro motivo para hacerme “fotos de los pies” ¡Je je je!) es el reconocimiento del ayuntamiento de Barcelona, que los cataloga como comercios singulares y patrimonio de la ciudad.

Muchos de ellos, aún en estilo modernista y ubicados en edificios históricos, forman parte de la historia comercial de Barcelona.

La Farmacia del Carme presume de decoración modernista (interior y exterior) de Josep Puig i Cadafalch , nada más y nada menos.

Esta entrada a mi blog es una nueva invitación a pasear con los ojos bien abiertos para descubrir y encontrar la cantidad de “botigues centenaries” que hay esparcidas por toda la ciudad.

Si encontráis placa conmemorativa, entrad en la tienda, la mayoría conservan decoración interior y escaparates originales desde su apertura y los propietarios (mayoritariamente 3ª o ya 4ª generación familiar) suelen estar muy orgullosos de tener una tienda que es una obra de arte histórica.

El ayuntamiento de Barcelona propone una “ruta de tiendas centenarias” para los que prefieren buscar, que encontrar. Consulta la ruta del ayuntamiento aquí.

Las fotos utilizadas en esta entrada corresponden a:

Encontrad las placas, haceros “fotos de los pies” y no olvidéis etiquetarme en vuestro #Instagram

La Torre Bellesguard de Gaudí

Hoy os quiero llevar al barrio de Sant Gervasi, a visitar la Casa Figueras (a la que, popularmente, todos llamamos Torre Bellesguard), seguramente una de las obras de Gaudí mas “desconocidas”. ¿Sabíais que está construida en el lugar donde en la Edad Media se erguía un antiguo castillo?

Sé que muchos barceloneses aún no la habéis visitado, y la verdad es que no se encuentra… digamos… “de paso”. Realmente está un poco “lejos” de todo (en la falda de Collserola), pero vale la pena reservarse una mañana completa para visitarla.

La Torre Bellesguard es de propiedad privada y sus dueños vivieron en ella hasta el 2.019. Puede visitarse, desde 9€.

Cada detalle es inigualable, como todo en la obra de Gaudí. ¡Si, lo reconozco! ¡Siempre más enamorada de Gaudí!

Nada más entrar en la casa, la explosión de colores del recibidor impresiona (las baldosas, los vitrales, las lámparas,….) y, claro, no puedo evitar hacer fotos de cerámicas y #misSuelosYyo, ¡por supuesto!

El interior de la casa es precioso, pero la terraza, así como la fachada… están llenas de esos detalles tan Gaudí. La torre de la casa está coronada por una de las cruces 3D, típicas de su arquitectura.

Desde un punto concreto de la terraza… otra de las genialidades de Gaudí… Una parte de la azotea parece la cabeza de un dragón (os pido disculpas por la simplicidad de la cámara de mi iPhone5s, espero solo despertaros la curiosidad para que vayáis a ver el dragón con vuestros propios ojos.)

¡Barceloneses y residentes en Barcelona! Esta entrada es una invitación a “barcelonear” y a vivir las maravillas que la ciudad nos regala.

El Port Vell

Los paseos que más me apetecen cuando llega el buen tiempo y el calorcito, son los que me llevan a respirar aire de mar. Me gusta muchísimo pasear por el Port Vell.

Desde el Portal de la Pau, la plaza donde se encuentra el edificio de la autoridad portuaria (por cierto, ¡qué ganas de verlo restaurado completamente!) ya se respira ambiente marinero.

Para los que les guste vivir una experiencia marina de una de las maneras más clásicas y tradicionales en Barcelona, desde ahí parten “Las Golondrinas” (prometo escribir una entrada sobre la excursión al rompeolas).

Desde ahí también se puede acceder al Muelle de España, dónde tenemos el Maremagnum, el Imax y el Acuario de la ciudad, entre varios locales con terraza para disfrutar de la zona.

Caminar por el Moll de la Fusta (como, popularmente, llamamos al Muelle Bosch i Alsina los barceloneses) me ha dado siempre sensación de vacaciones.

Por el camino nos vamos a encontrar con dos esculturas contemporáneas súper famosas en la ciudad: El gambrinus (la gamba de Xavier Mariscal) y la cara de Barcelona (la escultura PopArt de Roy Lichtenstein).

Para el vermut durante este paseo, me gusta la sencillez y la autenticidad de “la Casa del Molinero”. Solamente tenéis que cruzar el Paseo de Colón y en la calle de la Mercé nº 13 encontrareis un local de lo mas rustico dónde el vermut casero y los embutidos están de rechupete.

¡Buen paseo marinero y feliz vermut!

El barrio gótico 1.0.

Hoy os propongo un paseo por el corazón de Ciutat Vella: el barrio gótico, el núcleo más antiguo de la ciudad, que como ya os dije durante nuestro “Paseo por el CENTRO 1.0” es una de mis posibilidades preferidas para caminar por el centro de Barcelona. Os invito a quedaros un ratito en la Plaza Nova, justo dónde encontráis la escultura “BARCINO”

Desde ahí podéis respirar y disfrutar del entorno histórico de varias épocas… los restos de la muralla romana, el colegio de arquitectos, el mural del beso,…

Antes de seguir caminando, os recomiendo las vistas de la Catedral desde la terraza del Hotel Colón.

Las callejuelas de la zona alrededor de la catedral son mágicas… da igual por dónde vayas ¡Déjate perder!

Hoy, al paseo le añado otra parada para que disfrutéis de la paz de la Plaza de Sant Felip Neri, antes de continuar con el bullicio del carrer del Bisbe.

La plaza Sant Jaume y, su vecinita, la plaza de Sant Miquel, son dos de los lugares por dónde me gusta siempre pasar cuando estoy por el barrio.

Y como en cada paseo, me gusta acompañaros a tomar un buen vermut, hoy vamos a ir hasta la plaza de la Mercé, por la calle Avinyó, pero, ¡ATENCIÓN!, no sin pasarnos, antes, por la plaza Milans para hacer una de las fotos más #instagramers de la ciudad.

La plaza de la Mercé tiene alguna terracita, pero mi consejo más autentico está en la calle de la Mercé nº 28 – “Bar La Plata”. No te puedes perder el vermut con su tapita de “pescaito frito”.

Un local emblemático y uno de mis preferidos en absoluto. ¡Tomando nota y a disfrutarlo!

22@

El distrito 22@Barcelona en el barrio del Poble Nou, es la zona más moderna del barrio y una de las zonas más jóvenes de la ciudad (actualmente aún en construcción y edificación). Si te gusta la arquitectura contemporánea, eres de los que flipa con el barrio ¡fijo!

La Torre Glòries y el Museo del diseño HUB limitan el 22@ con el distrito de Sant Martí y dan la bienvenida en este paseo a través de la arquitectura moderna.

Limitando el 22@ con la Diagonal, encontramos el Centro Comercial Glòries, que presume de mobiliario urbano de Xavier Mariscal (si si… el papá de Cobi, la mascota oficial de las olimpiadas Barcelona 1992).

Antes de sumergirme por completo en el distrito 22@, os quiero recomendar las vistas desde el Hotel The Gates (justo delante del CCGlòries). La terraza tiene servicio de bar (en verano) y ofrece unas vistas muy guays (antes de que llegue el verano, prometo escribir una entrada EXCLUSIVAMENTE de “Terrazas de hoteles en Barcelona”).

Y ahora sí…. camina por el barrio del Poble Nou y disfruta de los rascacielos más chulos de Barcelona. Una de mis construcciones preferidas es la Casa Àsia, que además está construida junto a naves y almacenes de la época de la revolución industrial.

En el 22@ están también el Museo de Can Framis, el Cibernarium, la UPF y una infinidad de edificios de construcción moderna que avecinan universidades, oficinas, centros de investigación, viviendas… y sigue creciendo.

Si os interesa la arquitectura y los detalles sobre los edificios de la zona, os recomiendo contactar a Eneko de “Invisus” para un tour. Yo tuve la suerte de hacer un tour personalizado y no dejaré de recomendarlo a arquitectos y amantes de la arquitectura.

Sabéis que soy una amante de contrastes, por lo que me encantaaaan las nuevas edificaciones mezcladas con antiguos edificios del barrio del Poble Nou, como el “flatiron” de Barcelona: la casa Antonia Serra i Mes.

Hoy os traigo “consejo tapeo”… porque si estáis por la zona y os gustan las croquetas, no podéis dejar de pasaros por “Cata Croquet”. ¡Uno de mis locales molones!

Mirad la carta con todo lo “croqueteable” y elegid entre sus originales sabores. Mis croquetas preferidas son las de “pollo de corral al curry en leche de coco” aunque las de “carrillera ibérica al Pedro Ximénez” están mmmmmmmh.

¡Tomando nota! Catacroquet ¡Luego no digáis que no os aviso!

El Park Güell

Lo que originalmente fue una urbanización para familias acomodadas de Barcelona, ya hace más de 100 años, hoy es el parque modernista más famoso del mundo y… patrimonio de la UNESCO.

¿Sabías que en Barcelona tenemos, nada menos que NUEVE maravillas arquitectónicas reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad? ¿Y sabías que SIETE de ellas son de Gaudí?

Normalmente, me gusta entrar al parque por la entrada principal, así que suelo ir en metro hasta Lesseps y desde allí subo hacia el parque entre paseo (en subida) y escaleras mecánicas.

La entrada al parque es gratuita, aunque la zona monumental tiene acceso regulado, para evitar la masificación de turistas, lo que significa que es importante organizar la visita para poder elegir día y hora.

La entrada a la zona monumental es de pago, pero… ¡Atención barceloneses y residentes en Barcelona! … el ingreso es también gratuito con Gaudir + BCN (¡Luego no digáis que no aviso!)

Nada más entrar ya creo estar en un cuento de hadas… Los pabellones de la portería (la casa del guarda y la conserjería) me transportan al cuento de Hansel y Gretel.

Me encanta subir y bajar escaleras, caminar entre pórticos y caminitos dejándome envolver por la magia del parque.

La escalinata del dragón está siempre súper concurrida, ya que la fuente del dragón (o salamandra, aún no se sabe exactamente en qué pensaba Gaudí) se ha convertido en imagen y símbolo popular del parque.

Me gusta muchísimo la Sala Hipóstila (también la llaman la sala de las 100 columnas, aunque solo tenga 89) y los mosaicos que adornan las cúpulas.

Otro rincón del parque que me encanta es el pórtico de la lavandera ¿Quién no tiene aún una foto justo ahí?

La plaza de la naturaleza es la zona preferida de los visitantes, todo el mundo quiere una foto en el banco.

¿Sabíais que el famosísimo banco ondulado de la plaza, recubierto de trencadís fue proyecto de Josep Mª Jujol?

Para terminar el paseo (os aconsejo ir al parque sin ninguna prisa) me gusta subir hasta el Turó de les Tres Creus, desde donde hay unas vistas impresionantes del parque y de la ciudad.

¡Disfrutad del paseo y del parque!

El Palau Güell

Situado en el barrio del Raval (exactamente en Nou de la Rambla), es uno de los primeros encargos importantes de Gaudí.

El Palacio Güell es un palacio urbano, en el centro de Barcelona.

La arquitectura modernista del palacio impresiona desde la entrada principal hasta la terraza, pasando por el establo y las cocheras.

El edificio está repleto de obras de arte en madera, piedra, hierro forjado, cristal, cerámica,… Los detalles son infinitos, como siempre en las maravillas de Gaudí. Cada día más enamorada del modernismo y la obra de Antonio Gaudí.

Entrad al salón central de la planta noble y no os sorprendáis si se os pone “la piel de gallina” ¡Es IN-CRE-Í-BLE!

Para mí, el espacio más bonito del Palau Güell es la terraza, con sus chimeneas de colores, que se han convertido en símbolo del edificio.

… y las vistas…

¡Atención barceloneses y residentes en Barcelona! El primer domingo de cada mes, la visita es gratuita, solicitando las entradas en su web. ¡No os lo podéis perder!

Y si después de la visita os apetece un vermut del bueno, con tapas, platillos y raciones, cruzando las Ramblas, podéis daros un paseo hasta el Bar del Pla.

Uno de mis locales preferidos en la zona por su ambiente, su decoración, la variedad culinaria y por la simpatía del personal.

¡Tomad nota! Bar del Pla – Carrer Montcada nº2. Después no digáis que no os aviso.

A disfrutar de la visita, del paseo y del tapeo.

El monasterio de Pedralbes

Sé que muchos barceloneses no han visitado nunca el Monestir de Pedralbes, situado en el distrito de Sarriá-Sant Gervasi. Esta entrada es una invitación a barcelonear y a conocer mejor vuestra ciudad… ¡ya sabéis!

El real monasterio de Santa María de Pedralbes tiene más de 700 años de historia y está repleto de maravillas de un valor artístico importantísimo. Se considera joya de la arquitectura gótica.

Personalmente, me enamora el claustro, tan bien conservado y siempre con ese silencio que transmite paz.

Está considerado como uno de los claustros góticos más grandes del mundo.

La visita al monasterio incluye la posibilidad de pasear, prácticamente, por todos sus espacios: el claustro, la capilla de San Miguel, la iglesia, el sepulcro de la reina Elisenda, el dormidero, la sala capitular,….

Mis espacios preferidos son la cocina, con una conservación de azulejos y baldosas impresionante y el lavadero.

No podría marcharme del monasterio sin “hacerme fotos a los pies” #misSuelosYyo

¡Atención, barceloneses y residentes en Barcelona! La entrada al monasterio es gratuita con Gaudir + BCN.

¡Tomad nota y preparad vuestra “lista BarcelonaToDo”!

Plaza Cataluña

¡Lo prometido es deuda! Aquí va una entrada exclusiva sobre EL CENTRO de la ciudad: la Plaça Cataluya.

¡Atención! La plaza Cataluña no es solamente el centro neurálgico y punto de encuentro de Barcelona. La plaza es oficialmente el Km. 0 de Cataluña, además de ser el punto de unión entre “el casco antiguo” (el distrito de Ciutat Vella) y la “nueva Barcelona” (el Eixample).

Mi invitación a barcelonear por la plaza, hoy, es también, una invitación a la búsqueda de detalles inobservados.

La plaza Catalunya es uno de los conjuntos más grandes de Barcelona en cuanto a arte público. Este “museo escultural al aire libre” tiene 28 obras de arte, de autores distintos.

A mí, algo que me encanta de la plaza es… ese suelo tan característico (que recuerdo ya desde bien pequeña)… una rosa de los vientos gigante.

Justo en el mismísimo centro de esa rosa de los vientos es donde cito a barceloneses y turistas para mis “Paseos por Barcelona con vermut”.

Otro detalle que me gustaría destacar son las monumentales Fuentes Gemelas. ¿Quién sabía ya que los fines de semana, las fuentes ofrecen espectáculo de juegos de agua y luz? Podéis consultar horarios en la web de Barcelona.

Si, además, queréis detalles sobre la historia de la Plaça Catalunya, no os perdáis el video de Barcelona Memory aquí.

Un paseo por el centro 1.0.

Cuando un barcelonés dice “¡Voy al centro!” seguramente se refiere a plaza Cataluña (prometo escribir una entrada exclusivamente sobre la plaza muy pronto) y entorno, lo que en realidad puede suponer una gran infinidad de posibilidades.

Desde plaza Catalunya, por ejemplo, se accede al Raval bajando por las Ramblas y girando a la derecha por cualquier calle que encontréis (carrer Tallers, carrer d’Elisabets, Pintor Fortuny,…)

Desde plaza Cataluña también se accede al “museo modernista más grande de Barcelona”: el Paseo de Gracia, que aunque no esté catalogado como museo al aire libre, para mí, ¡lo es! (otra entada que prometo escribir muy pronto)

Desde la plaza Cataluña se puede ir, además, hacia Plaza Universidad por la calle Pelayo y desde allí hacia el barrio de Sant Antoni.

Y, por supuesto, desde plaza Cataluña se entra al Barrio Gótico; para mí… este es MI CENTRO de Barcelona.

Mis paseos con vermut empiezan siempre en la plaza y me gusta entrar al barrio gótico por el Portal del Ángel ¿Cuántos barceloneses sabíais que en el Portal del Ángel HAY un ángel realmente? ¿Y cuántos lo habéis encontrado? ¡Yo descubrí este detalle jugando con la APP UnPuzzleBarcelona!

El “barceloneo” por las calles del barrio gótico es espectacular, porque cada detalle te puede llevar a un mundo distinto. Un barrio para ver y observar.

Será imposible no escribir varias entradas sobre el gótico.

¿Queréis un consejo bodeguero brutal en EL CENTRO?

¡Tomad nota! La bodega con la que los guiris flipan y los barceloneses no conocen

La cala del vermut – Carrer Ripoll 20

¡Buen paseo por el centro! ¡A barcelonear!